+ 34 958 694 022

banner-punto-info

Advertencia
  • Info: COM_VIRTUEMART_ASSIGN_VM_TO_MENU

Érase una vez...

 
“Era el año 1794 cuando un pequeño niño se sometió a una intervención quirúrgica para que le extirparan un tumor. Me estremece pensar qué ideas me hubieran pasado por la cabeza si, situándome en el pasado 200 años atrás, y con sólo 9 años de edad, me hubiera tenido que enfrentar a la perspectiva del bisturí de un cirujano. Todavía no se habían descubierto los antibióticos. Louis Pasteur aún no había ilustrado la comunidad médica sobre la necesidad de la esterilización, y las anestesias químicas para controlar el dolor no se descubrieron hasta un siglo y medio después. Todo lo que se le podía ofrecer al niño era un cuento. Para ayudar a distraer su atención le explicaron una historia tan fascinante que posteriormente juró no haber sentido ningún tipo de molestia.
¿Es posible que un relato sea tan poderoso? ¿Puede prolongarse ese poder? Para ese niño ciertamente así fue. Dieciocho años más tarde ese mismo niño le entregó a un editor uno de sus propios cuentos. Ese muchacho se llamaba Jacob Grimm. ¿Cuál era esa historia? Blancanieves.
extracto del libro “EL EMPLEO DE METÁFORAS EN PSICOTERAPIA” de George W. Burns
 
imagen Jacob Grimm
 
Los cuentos pueden modificar nuestro modo de pensar, de sentir, y mejorar, enriquecer, fortalecer o reestablecer y consolidar un bienestar emocional deseable. Para ello los cuentos se dotan de elementos como parábolas, fábulas y metáforas, todas cargadas de simbología, que pueden facilitar los procesos curativos, ya que hablan directamente al corazón de cada uno. 
Encontrar un lenguaje perfecto ha sido uno de los objetivos más deseados por los pensadores a lo largo de la historia. Una lengua capaz de explicar todas las sensaciones que el ser humano experimenta, capaz de resaltar las imágenes que pueblan nuestro pensamiento, los matices de los sabores y olores, el modo en el que el sonido de una voz o de una música es capaz de transportarnos a un estado de placer, de nostalgia o de excitación. 
El cuento como herramienta que relaciona una emoción o pensamiento con una expresión sensorial, permite entender que el símbolo y lo que representa no es algo coincidente sino una relación intrínseca. El símbolo tiene sus raíces en las propiedades de nuestro cuerpo, nuestros sentidos y nuestra mente, que son comunes a todos los hombres. El lenguaje del símbolo universal, puede entenderse como lengua común de la especie humana, mientras que el lenguaje “convencional”, es un modo de entender el mundo.
Por todo ello, con tal de entender mejor lo que nos rodea y contribuir en cierta medida a un mayor bienestar, proponemos nos hagáis llegar vuestros cuentos. Cada mes seleccionaremos uno, y lo publicaremos con cada luna llena (en el Facebook del balneario y en la edición mensual de “La Voz de Gorafe”), hasta un máximo de 12 cuentos. Llegada la treceava luna llena, el cuento con más aceptación, recibirá un premio, premio que no se develará hasta haberse publicado el último cuento.   
 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario.

En este sitio web se utilizan las siguientes cookies que se detallan a continuación:

  • cookies estrictamente necesarias para la prestación de determinados servicios solicitados expresamente por el usuario: si se desactivan estas cookies, no podrá recibir correctamente nuestros contenidos y servicios; y
  • cookies analíticas, las cuales ayudan a proporionar datos estadísticos de uso de la web para mejorar en el contenido y servicio que ofrecemos.

DESACTIVACIÓN DE COOKIES

El usuario podrá -en cualquier momento- elegir qué cookies quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

Aquí el título

Aquí el comentario

×
Conectandose con su perfil de Facebook, Por favor espere...